Español, Noticias del Sector

La luz de los españoles es 38% más cara que la media europea.

21992-798-534El ministro de Industria, Energía y Turismo, José Manuel Soria, aseguró que el coste del kilovatio hora (kWh) para el consumidor doméstico en España es de 0,166 euros, mientras que en la media de la Unión Europea asciende a 0,12 euros. Solo los hogares de Chipre y Malta pagan más por este concepto.

Este escenario de precios en España, un 38% superiores a la media comunitaria, fue ofrecido por el ministro en su comparecencia ante el Congreso para defender la ley en la que se recoge un préstamo de 2.200 millones de euros para el sistema eléctrico con cargo a los Presupuestos Generales del Estado (PGE).

En el caso de los consumidores industriales, el precio en España es de 0,108 euros por kWh, frente a 0,9 euros en la media europea, y se sitúa por encima del de Francia, Alemania, Portugal, Luxemburgo, Austria, Bélgica o Reino Unido, señaló. La diferencia entre España y la media de la UE es del 20%.

Soria atribuyó estos precios más elevados al “alto precio de las actividades reguladas”, cuyo coste es cerca de un 40% superior al de las principales economías de la UE.

“Entre 2006 y 2012, los costes se han duplicado debido fundamentalmente al aumento de todos los conceptos de actividades reguladas”, entre los que figuran “el transporte, la distribución, las primas al régimen especial, la anualidad del déficit y los sistema eléctricos extrapeninsulares”, afirmó.

En concreto, el coste de las primas al régimen especial, que incluyen renovables y cogeneración, aumentó un 700% entre 2005 y 2012, frente al incremento del 44% en el transporte y la distribución, y del 72% en el coste de la actividad eléctrica extrapeninsular.

El aumento de costes coincidió con un “consumo de energía igual o inferior al de hace cinco años” y fue una de las causas de la creación del déficit de tarifa, entre las que también figuran los errores en las previsiones de demanda, señaló Soria. Si en 2005 se esperaba un aumento del 22% en la demanda hasta 2012, en resultado final fue un incremento del 2,6%.

Otras de las causas del actual desajuste en el sistema eléctrico, además de los fallos de previsión e incremento de costes, fueron la “apuesta temprana por tecnologías inmaduras que no han permitido aprovechar la curva de aprendizaje” y la falta de traslado al consumidor final de “todos los costes de inversión”, indicó el ministro de Industria.

“El resultado ha sido una sobre inversión en las redes, una sobre capacidad en la actividad de generación y una sobre cobertura de la demanda”, lamentó, antes de indicar que, en el caso de la fotovoltaica, España instaló el 76% de la potencia actual entre 2008 y 2011, antes que otros países.