Climatización Eficiente, Español

Hoteles eficientes y sostenibles, mucho más que un argumento comercial para atraer clientes.

saveEn categorías y ofreciendo servicios similares algunos hoteles consumen hasta cuatro veces más  energía por pernoctación.

La eficiencia energética pasa a ser una de las prioridades del sector hotelero de Ibiza, aún más con las actuales tarifas eléctricas, y los exorbitantes precios del gasoil y el gas que marcan una tendencia imparable al alza.

Las medidas para que un hotel, un agroturismo, o un hostal,  puedan conseguir mayores niveles de eficiencia energética son muchas; van desde lograr cambiar los hábitos de sus trabajadores y clientes, hasta modernizar los sistemas de climatización, mejorar aislamientos,  integrar generadores  de energía solar fotovoltaica que soporten en su mayoría la demanda eléctrica y térmica e implementar un control inteligente del consumo energético del hotel a través de soluciones de domótica.

Un buen diagnóstico para curar el despilfarro energético

Para  llevar a cabo una estrategia de mejora en eficiencia energética, lo primero es tener un diagnóstico real y actualizado de los consumos del hotel. Terravita  ofrece un servicio de Auditoria Energética, que analiza las instalaciones y sus consumos asociados, para saber  en qué situación se encuentra el establecimiento y así poder determinar las medidas que logren corregir las áreas problemáticas que generan el mayor gasto.  La auditoría tiene como objetivo conocer el perfil de consumo  e identificar las posibles patologías que puedan presentar la red de consumo energético, como pueden ser la potencia reactiva o los armónicos, fugas, etc.

Realizado en su totalidad el diagnóstico del consumo energético del hotel  Terravita elabora un plan de mejoras para la eficiencia y el ahorro energético cuyas acciones se puedan realizar en diversas etapas.

¿En qué ámbitos puedo rebajar el consumo en mi hotel/hostal/agroturismo o chalet?

En realidad se puede rebajar el consumo en todos los ámbitos, tanto en la energía que consume un cliente por día de estancia, como en los servicios que presta el hotel. Pero teniendo en cuenta la temporalidad de los establecimientos hoteleros en Ibiza, se puede hablar de rebajar el consumo en climatización (refrigeración en este caso), la iluminación, el agua caliente  y mejorar la envolvente del edificio para que la demanda energética sea menor, cambiando cerramientos o  aislando las fachadas. Y por supuesto instalando sistemas de energías renovables, como la energía solar, ya que el periodo de apertura de los establecimientos coincide con los de más horas de sol al día y por lo tanto mayor rendimiento de estos sistemas, tanto para uso de calentamiento de agua como para la generación de electricidad.

Medidas de mejora 

El cambio de bombillas halógenas por LEDs, de bombillas convencionales por otras de bajo consumo, supone una mejora de un 70% en el ahorro destinado a iluminación. Si a esto le añadimos sensores de presencia en zonas de paso este ahorro es muy superior.

Actualmente existen sistemas de climatización y ACS que ahorran hasta un 70% de la energía, estos sistemas son las bombas de calor aerotérmicas que suponen una buena inversión por su rápida amortización y que complementada con energía solar fotovoltaica nos hará ahorrar exponencialmente en la climatización del hotel.

Otro punto importante son las campañas divulgativas dirigidas a los empleados y a los clientes para que colaboren en la reducción de consumo energético, ya que el factor humano y sus hábitos son una de las principales mejoras: con un coste casi nulo se puede reducir el consumo energético. Instalar pantallas o contadores de kwh o de emisiones de CO2 que inviten a ser más conscientes del gasto que generamos puede ser una buena idea. Incluso dar el dato de las emisiones de CO2 que genera el cliente desde que salió de su casa hasta que retorna, como ya lo hacen algunas cadenas hoteleras,  concientiza a las personas de no generar un derroche energético.

Ahorro y Diferenciación 

El ahorro de energía supone una reducción directa de los costes fijos, es decir, mayores beneficios para los establecimientos. Pero además  de estas ventajas los hoteles ganan en su imagen corporativa haciéndoles locales con  una mayor diferenciación en el sector y con una percepción de sus clientes muy superior.

El agua y la energía suponen alrededor del 10% de los costes de operación, y es la segunda mayor partida tras la del personal en los hoteles. Para poder actuar sobre este gasto hay que invertir recursos y el camino más corto e inequívoco es determinar a través de una auditoría cuáles son las medidas a tomar. Tales medidas deben apuntar no solo a ahorrar sino a que mejore la calidad del servicio que los hoteles ofrecen a sus clientes. Pues no solo se trata  de reducir el impacto medioambiental y bajar costes sino responder  a la demanda de unos turistas que, cada vez más, buscan alojamientos sostenibles y respetuosos con el medio ambiente, aún más en este paraíso que es  nuestra Isla de Ibiza.