Climatización Eficiente, Construcciones bioclimáticas, Español

¿Cómo son las casas pasivas o viviendas de consumo casi nulo?

En los meses más fríos del año el confort del hogar a través de una buena climatización es un aspecto determinante para que nuestra vivienda sea un verdadero hogar y no un iglú para pingüinos. Este confort no debe basarse en un despilfarro de la calefacción, sino que lo ideal sería que tener una vivienda inteligente que con el mínimo consumo de energía sea capaz de ofrecernos el mayor grado de confort y salud en nuestro hogar, tanto en invierno como en verano. Y por eso hoy quiero hablaros de las casas pasivas, un estándar de construcción que surgió en los 90 y consiste sencillamente es esto: crear edificios y casas inteligentes, que no necesiten mucha energía y que ellos mismos sean capaces de generar y mantener la poca que necesiten. Éstas son algunas de las características que hacen que una vivienda pueda tener una demanda mínima de energía alcanzando un máximo confort térmico, es decir que hacen que sea una vivienda de consumo casi nulo.

  1. Orientación de la vivienda. Empezar desarrollando un diseño bioclimático de la vivienda para detectar su mejor orientación será básico para poder hacer el mejor uso de la luz del sol y por tanto para necesitar menos energía.
  2. Aislamiento térmico. Evitar las pérdidas de calor con un mayor espesor del aislamiento. Así, si el calor en vez de escaparse en invierno se queda dentro, será necesaria menos energía para calentarnos.
  3. Puentes térmicos. Son muy habituales en los edificios convencionales y son culpables de gran parte de la pérdida de calor, por lo que hay que eliminarlos a través de una capa de aislamiento continua y sin interrupciones ni debilitamientos.
  4. Control de la estanqueidad del aire. Para evitar infiltraciones de aire provocadas por grietas o huecos y que no se produzcan fugas, es clave sellar las uniones entre los diferentes materiales de la vivienda.
  5. Ventanas de alta calidad. Asegurar la calidad de las ventanas es súper importante para garantizar un alto grado de confort en la vivienda, ya que éstas son el punto más sensible de las pérdidas de calor. Además de para evitar esta fugas, también cumplen la función de permitir ganancias solares durante el día.
  6. Sistema de ventilación mecánica. A través de un sistema de ventilación mecánica conseguimos que el aire esté constantemente en circulación, por lo que a pesar de la hermeticidad de la vivienda conseguimos que el aire del interior esté siempre renovado y sea más saludable. Además mediante un recuperador del calor la temperatura del aire que entra se equilibra con la que sale, aportando gran confort término y un enorme ahorro de energía, sin necesidad de un sistema de calefacción.
Todo esto se traduce en confort, salud, eficiencia, sostenibilidad y rentabilidad. ¿Quién no quiere esto para su vivienda y su familia? Desde Terravita Construye trabajamos incansablemente para concienciar de la necesidad de aplicar estos estándares en las nuevas construcciones, no sólo por su rentabilidad sino por el medio ambiente. No dudes en contactarnos si quieres que nuestro equipo diseñe y construya tu nuevo hogar inteligente.