Construcciones bioclimáticas, Español
En biza, y cumplido poco más de un año desde que pusimos el primer pie en aquella finca de San Lorenzo, hemos recibido la certificación Passivhaus Premium para el proyecto de la vivienda Can Tanca. Muy bien, pero…
¿qué significa eso? En primer término, significa que hemos cumplido con los exigentes requisitos que marca el instituto alemán para la certificación de alta eficiencia energética, Premium: la más alta dentro de las tres categorías que contempla. Quiere decir que cumplimos, entre otros muchos parámetros, con que nuestra demanda de energía es menor de 30Kwh/m2a y que generamos más de 120Kwh/m2a, eso significa que necesitamos menos energía de la que generamos, y que además, ésta proviene de fuentes renovables. ¿Y por qué se hace este esfuerzo? Los motivos son varios. El primero es la responsabilidad profesional; no debes hacer las cosas peor  si ya has aprendido a hacerlas mejor, es sencillo. Por la calidad del producto. Certificar es la única manera de asegurar que la casa cumple con los objetivos marcados. Por mi experiencia, si no hubiésemos certificado, no habríamos conseguido el nivel de eficiencia al que hemos llegado, ni de lejos. Por la salud de los ocupantes. Garantizas, debido al sistema de ventilación, una calidad de aire interior excelente, algo que ya podemos ver en los datos que arrojan los sensores de CO2 instalados. En este tipo de viviendas es muy importante monitorizar, no basta con calcular al principio, también hay que medir después. Por el confort. Consigues mayor bienestar en la vivienda a muchos niveles, temperatura, humedad, calidad de aire, y tranquilidad. Sí, tranquilidad, a ver quién no duerme mejor sabiendo que sus facturas serán pequeñas, o inexistentes en nuestro caso. Por la economía. No sólo al usuario le cuesta menos mantener su casa, también a nivel de país, que necesita generar menos energía para abastecer a sus ciudades. Todos estos motivos son suficientes por sí mismos para dar el paso, para construir eficiente, sin embargo ninguno de ellos, en mi opinión, es el principal. El motivo real del porqué hacemos esto es más relevante que cualquiera de los beneficios que, de una manera u otra, obtienen los distintos agentes integrantes. El verdadero motivo es la responsabilidad con el medio ambiente. El cambio climático resulta algo ya evidente, cada vez hay más CO2 en la atmósfera y, en consecuencia, las temperaturas globales no paran de ascender. Los edificios son responsables del 40% del consumo de energía, y la energía que generamos proviene en más de un 80% de combustibles fósiles. Es decir, de quemar cosas, es decir, de emitir CO2. Debemos entonces, por el lado de la generación, cambiar de modelo hacia fuentes libres de emisiones, y por el lado de la demanda, simplemente necesitar menos energía. Aquí cada uno ha de hacer sus deberes. Los profesionales del sector de la edificación, no sólo debemos generar energía renovable in situ, que no siempre es posible, sino construir de tal manera que la demanda de energía sea la menor posible. Por eso nace el Passivhaus, por eso hay más de 4000 edificios construidos bajo el estándar y por eso existe Can Tanca. Álvaro Martínez Gil
0

Construcciones bioclimáticas, Energías Renovables, Español
La biofilia, término popularizado por conservacionistas y ambientalistas, describe el sentido innato de conexión con la naturaleza y de afiliación emocional con otros seres vivos que tenemos desde siempre los seres humanos. Necesitamos que la naturaleza forme parte de nuestras vidas y como cada vez somos más los que vivimos en ciudades, esa naturaleza ya no es el campo o la montaña, ya no hay entorno rural y esa naturaleza tiene que ser urbana. Las ciudades biofílicas son ciudades que incorporan en su diseño naturaleza en abundancia. Son ciudades que cuidan, protegen, recuperan y hacen crecer su naturaleza urbana y que intentan fomentar la conexión cotidiana y profunda con el mundo natural como parte esencial de una vida plena, saludable y feliz. El diseño biofílico es una práctica que está en auge y hoy en día podemos encontrar diversos ejemplos de edificios que intentan integrar características y cualidades naturales como parte de su diseño integral. Cada vez somos más conscientes de los beneficios físicos, psicológicos y emocionales que nos proporciona la naturaleza como la reducción del estrés, la mejora en la recuperación de enfermedades o el aumento de las capacidades cognitivas. Necesitamos lugares de trabajo biofílicos, jardines curativos en centros de salud y espacios verdes en nuestros hogares que nos proporcionen luz solar, ventilación natural, plantas y verdor. Y en las ciudades necesitamos que esa naturaleza se incorpore a nuestro entorno urbano de una manera mucho más integral que vaya más allá de los beneficios funcionales que aportan los árboles, los tejados verdes, los humedales para la gestión de las aguas pluviales y para el control de la temperatura y de la calidad del aire. Para lograr la integración de la naturaleza en nuestra vida cotidiana las ciudades biofílicas tienen una serie características que las definen:
  • Planes urbanos para acercar la naturaleza a los habitantes, para que dispongan de espacios verdes cerca o de huertos comunitarios.
  • Programas para dar a conocer el clima, la flora y la fauna nativa que definen el ‘hogar urbano’ y educación ‘sobre el terreno’ mediante caminatas, campamentos o voluntariado para recuperar zonas naturales.
  • Conectando los distintos parques urbanos a través de caminos o senderos para aumentar las opciones de estar y pasear al aire libre.
  • Invirtiendo en infraestructura social ‘verde’ y en proyectos de biodiversidad.
Ya sea con ‘cinturones verdes’ para llevar zonas verdes al interior de las ciudades o con zonas declaradas ‘reservas naturales urbanas’ la biofilia está cada vez más presente en nuestras ciudades.  
0

Climatización Eficiente, Construcciones bioclimáticas, Energías Renovables, Español, Mantenimiento, Paisajismo
En Terravita trabajamos con conciencia positiva, tratando de minimizar el impacto medioambiental en cada uno de nuestros actos. No somos perfectos en absoluto y nos queda un largo camino, pero caminamos en buena dirección. Y en esa andadura hemos asumido la misma responsabilidad dentro de nuestra sede. Las empresas debemos dar ejemplo, no se trata de producir y generar, se trata de trabajar en sintonía con nuestro entorno, respetando nuestros recursos y creciendo con armonía y cuidado. Nos hemos dado cuenta de que las actuaciones individuales fomentan los cambios grupales, y que de nada sirve esperar a que otros lo hagan. Vivimos muy deprisa y tendemos a culpar al entorno, la clase política o la falta de tiempo, para no actuar correctamente en nuestro día a día, no sólo en nuestra casa, sino también en el lugar donde pasamos tantas horas, nuestro lugar de trabajo. La buena noticia es que se puede hacer. Sólo hay que querer hacerlo. Así, en el marco interno y día a día de Terravita, la responsabilidad y política medioambiental están cada vez más afianzadas. Comprobamos cada día como la ilusión, ganas y pequeños esfuerzos para cuidar nuestro entorno, marcan una gran diferencia. Y producen, además de satisfacción y tranquilidad, unos efectos muy positivos. Se trata de re-educarnos y colaborar para difundir estos cambios, a nivel interno con todo nuestro equipo y también en la forma de trabajar y comunicarnos con nuestros clientes. Dentro de estos gestos sostenibles hemos incorporado cosas sencillas como un estricto reciclaje, que además del convencional de plástico, papel, vidrio y orgánico, incluya un depósito para baterías y pilas dentro de la empresa. El uso de papel reciclado, vehículos híbridos y un vehículo 100 por 100 eléctrico, con un cargador disponible en la empresa para los coches de nuestros visitantes. También la limpieza de nuestras instalaciones con productos ecológicos, el ahorro del agua y el consumo de energías limpias (molino de viento, placas solares). Hasta llevar nuestra comida diaria en envases de cristal, sin menaje de plástico en nuestra cocina. Además este año incorporaremos un nuevo proyecto de bicicletas eléctricas para el equipo que vive cerca de la sede, minimizando el impacto ambiental de venir cada uno en su coche. Lo curioso y mágico de estos pequeños pasos es que aumentan la creatividad y entusiasmo, y cada año se van incorporando novedades que surgen de forma natural entre el equipo. Vamos sumando ideas, trabajando colaborativamente con este fin común, el cuidado de nuestro planeta. No hay excusas y no podemos esperar más. Todos tenemos que actuar. No se trata de grandes hazañas, sino de pequeños gestos que una vez nos hemos acostumbrado, no nos suponen gran esfuerzo y forman parte de nuestra vida. Como decía Teresa de Calcuta: “A veces sentimos que lo que hacemos es tan sólo una gota en el mar, pero el mar sería menos si le faltara una gota”. Desde Terravita os invitamos a ser el motor del cambio.  
0

Construcciones bioclimáticas, Español

<< Sólo podrá perpetuarse la armonía y la fuerza de Ibiza si el vocabulario de las formas que le dan carácter hallan su equivalente contemporáneo. No se trata de imitar la arquitectura del pasado, construyendo incongruentes decorados que ni corresponden a nuestros tiempos ni a nuestras necesidades, pues lo que imprime personalidad a Ibiza, lo que la hace ser como es, es ni más ni menos una arquitectura de limitaciones y resuelta con gran sencillez de formas. Asimismo, introducir elementos de arquitectura popular importados de otras regiones, destruirá la armonía y la unidad que han sabido sobrevivir al paso de los siglos. Se impone pues una disciplina continuada y constante de limitación a formas auténticas si se quiere que Ibiza siga siendo lo que es: algo único. >>

De Ibiza, fuerte y luminosa. J.L. Sert

  CONTEXTO La situación actual, la crisis, el cambio climático, el exceso de consumo energético, etc. Todas estas razones obligan a la arquitectura actual a adaptarse, a reinventarse, y a cumplir con las exigencias del panorama actual. En Ibiza, como bien explica Sert, la adaptación de la arquitectura a una de menor demanda energética, ha de tener en cuenta la personalidad de la isla. Es importante la integración de las estrategias bioclimáticas para actualizar la arquitectura de Ibiza y para que, al mismo tiempo, siga manteniendo su esencia. La mejora de la eficiencia energética de los edificios existentes y el ahorro de energía a través de la rehabilitación energética y de la construcción de nuevas edificaciones de consumo energético casi nulo (ECCN) es un objetivo clave para la UE y para los Estados Miembros porque reduce el consumo energético, y por tanto las emisiones de CO2 y el cambio climático, consigue más independencia energética y ayuda a crear empleo.   ANÁLISIS DEL CLIMA Y DE LA CASA PAYESA Desde una escala más pequeña, se pretende analizar la rehabilitación energética de las casas payesas, ya que estas están concebidas para una vida familiar propia del siglo XIX. La mayoría de las casas tradicionales de la isla requieren, por sus propiedades bioclimáticas, la instalación de sistemas de calefacción, y en algunos casos de refrigeración, dependiendo de su ubicación. Las casas payesas tienen un comportamiento energético muy bueno en verano. Esto se debe a sus escasos huecos en fachada y a sus gruesos muros, lo que dota al edificio de una elevada inercia térmica. En cambio en invierno, las casas tradicionales ibicencas son frías, obligando a instalar sistemas activos de calefacción. A lo largo del invierno las temperaturas oscilan de 16 a 20ºC, mientras que en verano no superan los 23ºC. Estas casas estaban diseñadas para ser habitadas por personas que pertenecían al siglo XIX, tiempos en los que las exigencias de confort, las actividades realizadas en el interior de la casa, e incluso la ropa eran diferentes. Es necesario adaptar las casas payesas a las exigencias de hoy en día. OMPORTAMIENTO BIOCLIMÁTICO DE LAS CASAS PAYESASCan Jai. Ibiza El clima de la isla de Ibiza es un clima templado, por sus suaves contrastes de temperaturas verano-invierno y día-noche. La humedad relativa, que aumenta la proximidad del mar, consigue dotar al clima de la isla de una suave continuidad a lo largo del año. La radiación recibida es alta, debido a la latitud de la misma. Los cielos no están completamente claros pese al bajo índice de nubosidad, debido a la alta humedad del ambiente, pero aún así, la latitud en la que se encuentra Ibiza nos permite aprovechar la alta radiación solar a lo largo de todo el año, evitando un alto consumo energético de fuentes no renovables. La dificultad que supone solucionar problemas de confort en este clima es máxima, ya que en ninguna de las 2 estaciones dominantes existe un confort total.   ESTRATEGIAS La captación de calor en invierno y la correcta acumulación de la misma, para luego aprovecharla en las horas frías, son las estrategias más importantes para alcanzar niveles de confort en invierno. Para los meses cálidos, y debido a la alta humedad del ambiente, es fundamental una ventilación natural continua, tanto diurna como nocturna. Las protecciones solares y su capacidad de adaptarse a las diferentes épocas del año son un factor fundamental para evitar la radiación solar directa en verano, pero que nos permita la entrada de luz y calor en invierno. El suelo que está en contacto con el terreno es el elemento regulador de la casa. Su elevada transmitancia enfría el espacio interior a lo largo de todo el año. Esto favorece las condiciones interiores en verano, pero no en invierno. Una cámara bufa aislada es la solución a este problema, ya que nos permite aislarnos de la baja temperatura del terreno en invierno, simplemente cerrando las rejillas de entrada de aire; mientras que en verano, ese aire frío sí podría ser aprovechado, enfriando el espacio interior de la casa e incluso aumentando las opciones de ventilación interior. La incorporación de mayor superficie de vidrio en fachada, así como la de lucernarios en cubierta, favorece la captación solar y el confort lumínico interior, a lo largo de todo el año. Por tanto podemos conseguir reducir notablemente la demanda energética integrando los sistemas bioclimáticos pasivos. La arquitectura tradicional no alteraría su estética, y conseguiría un ahorro energético importante. FRAN VÁZQUEZ. ARQUITECTO
0

Climatización Eficiente, Construcciones bioclimáticas, Español
En los meses más fríos del año el confort del hogar a través de una buena climatización es un aspecto determinante para que nuestra vivienda sea un verdadero hogar y no un iglú para pingüinos. Este confort no debe basarse en un despilfarro de la calefacción, sino que lo ideal sería que tener una vivienda inteligente que con el mínimo consumo de energía sea capaz de ofrecernos el mayor grado de confort y salud en nuestro hogar, tanto en invierno como en verano. Y por eso hoy quiero hablaros de las casas pasivas, un estándar de construcción que surgió en los 90 y consiste sencillamente es esto: crear edificios y casas inteligentes, que no necesiten mucha energía y que ellos mismos sean capaces de generar y mantener la poca que necesiten. Éstas son algunas de las características que hacen que una vivienda pueda tener una demanda mínima de energía alcanzando un máximo confort térmico, es decir que hacen que sea una vivienda de consumo casi nulo.
  1. Orientación de la vivienda. Empezar desarrollando un diseño bioclimático de la vivienda para detectar su mejor orientación será básico para poder hacer el mejor uso de la luz del sol y por tanto para necesitar menos energía.
  2. Aislamiento térmico. Evitar las pérdidas de calor con un mayor espesor del aislamiento. Así, si el calor en vez de escaparse en invierno se queda dentro, será necesaria menos energía para calentarnos.
  3. Puentes térmicos. Son muy habituales en los edificios convencionales y son culpables de gran parte de la pérdida de calor, por lo que hay que eliminarlos a través de una capa de aislamiento continua y sin interrupciones ni debilitamientos.
  4. Control de la estanqueidad del aire. Para evitar infiltraciones de aire provocadas por grietas o huecos y que no se produzcan fugas, es clave sellar las uniones entre los diferentes materiales de la vivienda.
  5. Ventanas de alta calidad. Asegurar la calidad de las ventanas es súper importante para garantizar un alto grado de confort en la vivienda, ya que éstas son el punto más sensible de las pérdidas de calor. Además de para evitar esta fugas, también cumplen la función de permitir ganancias solares durante el día.
  6. Sistema de ventilación mecánica. A través de un sistema de ventilación mecánica conseguimos que el aire esté constantemente en circulación, por lo que a pesar de la hermeticidad de la vivienda conseguimos que el aire del interior esté siempre renovado y sea más saludable. Además mediante un recuperador del calor la temperatura del aire que entra se equilibra con la que sale, aportando gran confort término y un enorme ahorro de energía, sin necesidad de un sistema de calefacción.
Todo esto se traduce en confort, salud, eficiencia, sostenibilidad y rentabilidad. ¿Quién no quiere esto para su vivienda y su familia? Desde Terravita Construye trabajamos incansablemente para concienciar de la necesidad de aplicar estos estándares en las nuevas construcciones, no sólo por su rentabilidad sino por el medio ambiente. No dudes en contactarnos si quieres que nuestro equipo diseñe y construya tu nuevo hogar inteligente.
0

Climatización Eficiente, Construcciones bioclimáticas, Español
Can Tanca, situada en Sant Joan de Labritja, aspira a convertirse en el primer edificio en todo el mundo Passivhaus Premium y BREEAM Excepcional, las máximas categorías en los certificados internacionales de eficiencia energética y la sostenibilidad. La casa, de estilo ibicenco, se autoabastece de electricidad mediante energía solar fotovoltaica y está desconectada también de la red de agua.
Can_Tanca

Can Tanca, la vivienda del Grupo Terravita en Sant Joan de Labritja, va camino de convertirse en referente mundial en edificación sostenible. Ideado como un proyecto pionero en sostenibilidad, desde su concepción ha perseguido el objetivo de aunar el máximo ahorro energético y el menor impacto medioambiental, con un elevado nivel de confort interior y un estilo acorde a la arquitectura tradicional ibicenca.

Cuando afronta la fase final de su construcción, la casa está en proceso de conseguir los certificados internacionales Passivhaus y BREEAM, el primero de eficiencia energética y el segundo de sostenibilidad, en sus más altas categorías, por lo que puede convertirse en el único edificio en el mundo Passivhaus Premium y BREEAM Excepcional.

El certificado Passivhaus Premium acredita el escaso aporte de energía que necesita un edificio para tener una temperatura confortable durante todo el año, así como su elevada capacidad para generar energía renovable, en mayor cantidad de la que consume. Se estima que la casa de Can Tanca reduce en un 80% las necesidades de climatización respecto a otra de características similares, con el añadido de que esa baja demanda se cubre con la energía solar instalada.

Según una directiva europea (2010/31/UE) para el fomento de la eficiencia energética, los nuevos edificios deberán tener consumo de energía casi nulo a partir de 2020, dos años antes en el caso de los públicos. La vivienda de Terravita se anticipa así a la normativa que hará obligatoria este tipo de construcción en los próximos años para combatir el cambio climático.

Por su parte, el certificado BREEAM acredita que se trata de un edificio sostenible, no solo en la fase de construcción sino a lo largo de toda su vida útil. Este estándar evalúa los impactos en 10 áreas (gestión, salud y bienestar, energía, transporte, agua, materiales, residuos, uso ecológico del suelo, contaminación e innovación). La categoría Excepcional es la más alta que concede el sello de origen británico en función de los resultados obtenidos.

100×100 energía solar

Can Tanca está desconectada de la red eléctrica y de agua. Una instalación solar fotovoltaica, sobre la cubierta,  le permite ser autosuficiente en energía. De cara a garantizar el suministro de electricidad ininterrumpido, dispone de un sistema de acumulación capaz de abastecer a la vivienda incluso en los días poco soleados. La casa estará dotada asimismo de tecnología inteligente para automatizar y regular el gasto energético según las necesidades del momento. Can Tanca también se autoabastece de agua mediante un sistema de recogida y tratamiento de aguas pluviales.

Mínimo consumo de energía

La casa unifamiliar, de 210 m2 de superficie, consta de tres volúmenes diferenciados y una pérgola exterior con un punto de carga para coche eléctrico. Se distribuye en sala de estar, comedor y cocina en un solo espacio, tres dormitorios, dos baños, un estudio, distribuidor y sala técnica.

El  mínimo de consumo de energía que precisa para tener una temperatura confort tanto en invierno como en verano  es consecuencia de la combinación de diversas técnicas y sistemas constructivos. Como son  añadir aislamiento de fibra de madera a la estructura, la cubierta y la  fachada, reducir puentes térmicos, colocar ventanas de doble y triple acristalamiento y conseguir un alto nivel de hermeticidad en la envolvente que no permita el paso del aire.

En verano, las persianas exteriores y la vegetación la protegerán del calor. La ventilación natural nocturna, permitirá mantener la casa fresca. Para la climatización,  cuando sea necesaria, se ha instalado un sistema de ventilación mecánica controlada de doble flujo con recuperación de calor entálpica, una batería de frío y 14 m2 de techo refrescante. Se alimentarán por medio de la aerotermia, energía renovable que además calentará el agua de la casa.

La ventilación mecánica controlada es un elemento clave para lograr un consumo de energía tan bajo. El sistema por el cual una máquina extrae el aire viciado de la casa e introduce aire limpio, permitiendo recuperar el 90% de la energía del aire expulsado.  “Esto hace posible, por ejemplo, que si en invierno la temperatura de la calle es de 0º y la interior de 20º, el aire renovado que entra en la vivienda lo haga a 18º, por lo que el gasto de energía para alcanzar una temperatura confort es muy bajo”, explica Álvaro Martínez, arquitecto técnico de Terravita.

Además, esta tecnología, procura un espacio saludable para sus habitantes, pues el aire que accede a la vivienda pasa por una serie de filtros que impiden el paso de partículas contaminantes. De este modo no se genera polvo, por lo que está especialmente indicado para las personas con algún tipo de alergia.

Rapidez de ejecución

Un aspecto a destacar es la rapidez en la ejecución del proyecto. En febrero comenzó la cimentación, mientras que la estructura, de madera, se empezó a montar a mediados de abril. Si se cumplen las previsiones de finalización, estimadas a mediados de septiembre, habrán pasado menos de 8 meses en total.

Tradición ibicenca

Para Terravita alcanzar los más altos niveles de eficiencia energética y sostenibilidad no está reñido con la belleza y estética de la arquitectura ibicenca.  Por eso sus proyectos  hacen compatible la singular arquitectura tradicional local con las técnicas de construcción y ahorro energético más avanzadas. De este modo, sus  viviendas apenas demandan energía y la poca que utilizan procede de fuentes limpias, no contaminantes. La propuesta de Terravita defiende un modelo sostenible que ayude a conservar el entorno privilegiado para que las próximas generaciones puedan seguir disfrutándolo.

Estamos muy satisfechos de poder liderar este proyecto pionero que ha requerido un gran trabajo de equipo de profesionales y que hoy aspira a convertirse en el primer edificio en el mundo Passivhaus Premium y BREEAM Excepcional. Supone un motivo de orgullo para nosotros, además,  poder contribuir a situar a Ibiza y  a Islas Baleares a la vanguardia de la construcción sostenible, la que creemos ha de ser y será la única posible en el futuro”, ha expresado Julian Watson Todd, Co-fundador de Terravita.

 

¿Qué es el Passivhaus?

Otorgado por el Passivhaus Institut de Alemania,  es el certificado internacional más exigente en eficiencia energética. Acredita que los edificios precisan muy poca energía –un 75% menos de lo habitual- para obtener un elevado confort. Para conseguirlo es necesario que la vivienda disponga de aislamiento tanto en paredes exteriores como en  cubiertas, eliminar los puentes térmicos, conseguir un alto grado de estanqueidad de la envolvente, dotarla de ventilación mecánica con recuperación de calor, así como utilizar ventanas y puertas de altas prestaciones

Se estructura en tres categorías según los resultados obtenidos en el proceso de certificación: Clásico, Plus y Premium, etiqueta que ha logrado la vivienda de Ibiza, entre otros aspectos, porque su demanda de energía primaria renovable está por debajo de los 30 kwh/m2 al año (el passivhaus Clásico requiere no superar la cifra de 60  y el Plus de 45). También porque la propia vivienda se abastece con energía renovable, que es capaz de generar en una cantidad superior a los 120 Kwh/m2 (el doble de la requerida por las otras dos categorías).  Actualmente solo hay tres edificios Passivhaus Premiun en el mundo.

Más información: http://www.plataforma-pep.org

¿Qué es BREEAM?

BREEAM (Building Research Establishment Environmental Assessment Methodology) es el método de evaluación y certificación de la sostenibilidad de la edificación técnicamente más avanzado. De origen británico, desde 1990 ha certificado más de medio millón de edificios en  y en 77 países.

Evalúa impactos en 10 categorías (Gestión, Salud y Bienestar, Energía, Transporte, Agua, Materiales, Residuos, Uso ecológico del suelo, Contaminación, Innovación) y otorga una puntuación final tras aplicar un factor de ponderación ambiental que tiene en cuenta la importancia relativa de cada área de impacto. Comprende las distintas fases de diseño, construcción y uso de los edificios y dispone de esquemas de evaluación y certificación en función de la tipología y uso del edificio. En función de los resultados del edificio en esta evaluación, el certificado BREEAM se divide en cinco categorías: Aprobado, Bueno, Muy bueno, Excelente y Excepcional, la lograda por la vivienda de Terravita.

Más información: http://www.breeam.es/

0

Climatización Eficiente, Construcciones bioclimáticas, Energías Renovables, Español

Salon & kitchen viewSituada en Ibiza, podría convertirse en el primer edificio en España con certificado Passivhaus Premium y el segundo en el mundo

Terravita proyecta construir una vivienda en Ibiza que podría convertirse en el primer edificio Passivhaus Premium de España y el segundo en todo el mundo. La categoría más alta del prestigioso certificado internacional de eficiencia energética garantiza que un edificio necesita consumir muy poca energía para obtener un alto confort interior  y que ésta procede de fuentes renovables.

La casa unifamiliar, que tendrá una superficie de 210 metros cuadrados, se autoabastecerá mediante energía solar fotovoltaica, sin necesidad de conectarse a la red pública de electricidad ni apoyarse en un generador diésel. Las obras comenzarán el próximo mes de diciembre y está previsto que finalicen en junio de 2016.

Se trata de un proyecto pionero e innovador que desde su fase de planificación sigue las directrices marcadas por el estándar Passivhaus y cuyo objetivo es superar su listón más exigente: el certificado Passivhaus Premium. En la actualidad solo lo ha logrado una construcción en el mundo, un edificio de oficinas en la región alemana de Baviera.

El Passivhaus Premium es la categoría más alta que establece el Instituto Alemán Passivhaus de las tres que contempla el nuevo proceso de certificación de edificios según su estándar: Clásico, Plus y Premium. La etiqueta “Premium” distingue a las viviendas cuya demanda de energía (por debajo de 30 kwh/m2 por año) no llega a la mitad del certificado en su versión clásica. Además, garantiza que la propia vivienda se abastece con energía renovable, que es capaz de generar en una cantidad superior a los 120 Kwh/m2.20150311_passivehouseclasses_press_release_phi (1)

La versatilidad es una de las características del estándar de edificación Passvihaus, que admite diferentes tipos de arquitectura, diseño, sistemas constructivos y materiales siempre que alcancen los niveles de confort y eficiencia energética estipulados.

El proyecto de Terravita en Ibiza  fue presentado al III Concurso Iberoamericano Passivhaus, organizado en el marco de  la 7ª Conferencia Española Passivhaus (Barcelona, 26 y 27 de noviembre).  La vivienda ha sido elegida una de las 15 finalistas, de entre todos los proyectos de construcción, tanto de obra nueva como reforma,  seleccionados en función de criterios de sostenibilidad ubicados en España e Iberoamérica.

100×100 energía solar

El escaso aporte de energía que necesitará la vivienda provendrá en su totalidad de fuentes de energía renovables. Una instalación de energía solar fotovoltaica permitirá que no esté conectada a la red eléctrica ni precise de ningún tipo de combustible fósil.

De cara a garantizar el suministro eléctrico ininterrumpido exclusivamente con energía solar, la instalación dispone un sistema de acumulación capaz de abastecer a la vivienda incluso en los días poco soleados. Asimismo estará dotado de tecnología inteligente para que sus habitantes puedan programar los mayores consumos de energía durante el día.

La vivienda dispondrá asimismo de otra fuente de energía renovable para climatización como es la aerotermia, que se utilizará también para calentar y enfriar el agua. Para refrigerar la vivienda se añadirá la tecnología de techo refrescante, con la intención de que pueda utilizarse en momentos puntuales del verano; mientras que en el invierno el calor provendrá de una batería de calentamiento en la impulsión de la ventilación. El propietario apuesta por la climatización invisible por razones estéticas y saludables.

 El aprovechamiento de energía contenida en el aire se realizará mediante una bomba de calor que funcionará también con energía solar. La casa incorporará además ventilación mecánica controlada de doble flujo con recuperador de calor de alta eficiencia.

Tradición y vanguardia

La vivienda Passivhaus de Terravita combina las técnicas más avanzadas en construcción sostenible con la tradición arquitectónica ibicenca.  Su diseño  sigue los criterios de la arquitectura bioclimática, que trata de aprovechar los recursos naturales disponibles -vegetación, asoleamiento, vientos, etc- con la finalidad de ahorrar energía para climatización.

Sobre cimentación de hormigón armado, la estructura de la casa es de madera,  un material de construcción con grandes cualidades aislantes, natural y renovable, procedente de bosques sostenibles certificados.  Destacar los altos espesores de aislamiento térmico que llegarán hasta los 30 centímetros en la cubierta. Como revestimientos, se empleará yeso de Albarracín en el interior, así como cal para la fachada.

Arquitectura tradicional sostenible

Estamos muy contentos por poder liderar este proyecto pionero que llevará a España a contar con la que creemos será la primera vivienda Passivhaus Premium. Constituye especialmente un orgullo para nosotros que éste tenga lugar en las Islas Baleares y en concreto en Ibiza”, comenta Julian Watson Todd, Co-fundador de Terravita.

Una de las premisas fundamentales en los proyectos de construcción de Terravita es compatibilizar la singular arquitectura tradicional de las Islas Baleares con las técnicas más vanguardistas para realizar viviendas donde se necesite poca energía para vivir de manera confortable, y que ésta proceda de fuentes limpias, que no emitan CO2, con el objetivo de preservar el medio ambiente. “Nuestra propuesta defiende un modelo sostenible en esta tierra de belleza mundialmente conocida, que ayude a conservar su entorno privilegiado para que pueda seguir siendo disfrutado intacto con el paso de las generaciones” añade Julian Watson Todd.

 

0

Construcciones bioclimáticas, Español
 

0ae86f42-2a47-48d2-9ba8-76228db61d3d-LOGO+provisional_3CONCURSOTerravita  es finalista en el III Concurso Iberoamericano Passivhaus con su Proyecto de Vivienda Unifamiliar Aislada de Construcción Pasiva Can Tanca, que se ejecutará en la isla de Ibiza siguiendo los criterios del estándar Passivhaus. Cabe destacar que Terravita apuesta porque Can Tanca, además de certificarse como Passivhaus, logre la certificación Passivhaus Premium: Certificación que obtendrá, entre otros, por cubrir la totalidad de la demanda energética de la vivienda con electricidad solar, sin necesidad de conectarse a la red eléctrica pública, ni hacer uso de generador diésel.

Tras las reuniones y deliberaciones correspondientes del Jurado del III Concurso Iberoamericano Passivhaus, y en cumplimento de las bases del mismo, se han publicado los quince trabajos finalistas del concurso, entre los que figura el proyecto Can Tranca de Terravita. La organización ha querido destacar el alto nivel de todos los trabajos presentados, tanto del estudio de los parámetros propios del estándar Passivhaus, como a otras consideraciones de carácter arquitectónico o medioambiental.

Los edificios Passivhaus consiguen reducir en un 75% las necesidades de calefacción y refrigeración. La poca energía suplementaria que requieren se puede cubrir con facilidad a partir de energías renovables, convirtiéndose en una construcción con un coste energético muy bajo para el propietario y el planeta.

Este estándar no supone el uso de un tipo de producto, material o estilo arquitectónico específicos sino la optimización de los recursos existentes a través de técnicas pasivas, como por ejemplo, una orientación correcta de las ventanas para aprovechar el calor del sol cuando están cerradas y la ventilación natural al abrirlas, o poner protecciones solares que impidan un sobrecalentamiento en verano, etc.

En Terravita  aplicamos  procesos constructivos, materiales y diseños que se han usado de siempre en las Islas y que combinados con los parámetros del estándar Passivhaus dan como resultados viviendas  con un máximo confort térmico y un mínimo consumo energético, viviendas en definitiva saludables y sostenibles.

           
0

Socios_TerravitaLa arquitectura sostenible es posible en un archipiélago como Balears, donde el sol supone una fuente inagotable de energía limpia y rentable. Con esa premisa abrió sus puertas en Eivissa hace cinco años la empresa Terravita Renovables. La compañía fundada por Francisco Varela y los hermanos Julian y Jason Watson se dedica al desarrollo integral de proyectos de paisajismo, construcciones bioclimáticas, energías renovables y climatización eficiente. Terravita ofrece, a través de sus diferentes áreas de servicios, tanto los proyectos como la ejecución de los mismos con su posterior explotación y mantenimiento si se presenta el caso. “Nos dedicamos al tema de la sostenibilidad aplicada en casos prácticos, no solamente a nivel teórico sin respuestas tangibles a la problemática de la edificación”, sostiene Varela, director del área de energías y climatización renovables, quien considera que en Eivissa y Formentera “se construye mal a nivel de materiales, aislamiento y envolvente”. Terravita ofrece globalizar de forma integrada las energías renovables en la arquitectura balear. La localización y el clima de las Pitiüses son el escenario idóneo en el que edificar de manera sostenible y ahorrar dinero y emisiones gracias a fuentes limpias como la solar. Leer más…
0